Pilar Mateos

Ganas

3 de 8

Ganas

Las ganas del cachorro más despierto de la camada; las de los náufragos y los profetas. Las ganas de los exploradores y los enamorados.

Ganas de agarrar la vida con uñas y dientes, aunque no sepas por dónde agarrarla; de sacarte tú misma las castañas del fuego, sin desperdiciar nada. Mirando lejos al atender lo cercano.

Ganas de ganarle centímetros al espacio y kilómetros al horizonte; azules túnicas a los ríos y viejos sombreros a las montañas.

Ganas de asombros menudos como las manecillas del reloj. Y de los grandes asombros que nos trae la luna; de peces viajeros y sonatas para piano. Ganas de meter el mar en una caracola.

Ganas de que la vida te devuelva la lumbre de los ojos y la música de la mirada, las flores que te crecen en la camisa, los mil sabores que te brotan de los dedos y la ternura fértil que propagas.

Amén.